Testimonio Néstor


“Todo empezó hará unos 3 años, cuando ciertos infortunios ocurrían muy seguídos. Al principio pensaba que era todo mi culpa pero en algún momento me dije que no era yo si no algo en mi, algo nuevo, o muy viejo que se había quedado atrapado. Entonces recurrí a ver una salida, un mundo nuevo, donde el yo de siempre ahí está. Siempre he sabido que soy curioso, pero tímido, eso no cambia a mi alrededor, la diferencia es que ahora lo controlo. Pero empezando por mi curiosidad llamé a Sergi y le comenté mi situación, sabía que me iba a ayudar. Empecé un poco reacio envadiendo con un comentario gracioso o con un chiste las preguntas que mas me ardían, pero claro al final me iba abriendo y dando de mi un poco más no quería quemarme mas por dentro, y cada semana que pasaba deseaba sentarme con Sergi y contarle mis situaciones.

Han habido momentos álgidos que pensaba “ya estoy bien”,  pero cuando te quieres conocer y te empiezas a leer, ves que sientes que tu corazón y tu cabeza no se mueven con la misma sintonía, por eso seguía aunque cada día me sentía mejor, con el paso del tiempo me di cuenta que pasaban cosas muy buenas y cosas no tan buenas y que la vida seguía o veías que ciertas cosas que eran buenas eran igual toxinas, para tu cuerpo, como los cigarros que te fumas solo los fines de semana pensando que no te hacen daño. Creo que esto es de lo que mas aprendí, de todos esos momentos, relaciones, y amistades tanto profesionales como personales, pues se iban transformando e incluso yendo. Vi y ellos vieron que ya no era el mismo. Esto suena siempre como algo negativo pero es todo lo contrario es positivo porque ya no vivo en el mismo circulo vicioso.

Podría contar muchísimo más, pero bueno solo dejo un par de cosas, esto es el comienzo del “yo” de ahora. Un músico, que se enamora, que no le importa decir lo que piensa y lo que siente, que sigue haciendo chistes y bromas, pero siendo consecuente que no lo hago para que me quieran, si no porque en la vida hay que sonreír, y me encanta, empezé a estar con Sergi cuando vi que no sonreía, y es lo mejor que he hecho, después de ser quien soy. No me arrepiento de nada de lo que ha pasado en 3 años que es mucho, y solo puedo decir ahora que soy Nestor. 

Un abrazo, y sigan mi inspiración.”

Néstor, Hamburgo